¿Pensando en iniciar un negocio? 15 Consejos para antes y durante el trayecto emprendedor.

La mayoría de las ideas de negocio fracasan. Eso es una realidad que hay que tener en cuenta. Una vez sabemos eso, si nuestro sueño es tener nuestro propio negocio, no podemos frenarnos por el miedo a fracasar. El fracaso en los negocios es una opción que está ahí, y el éxito es otra opción. Disfrutar del proceso y el aprendizaje cuando nos decidimos a iniciar nuestro propio negocio, sí es una elección.

Si tienes una idea de negocio o ganas de comenzar tu propio negocio, aquí van una serie de consejos para antes de comenzar y durante el trayecto en los negocios.

1. Investiga tu idea de negocio.

¿Cómo se vería tu idea de negocio en el mundo real? ¿Qué otros emprendedores ya están compitiendo en ese sector o mercado? ¿qué te distingue de ellos? ¿Por qué la gente compraría tu producto en lugar de otro? ¿Qué estrategia para dar a conocer tu producto y conseguir ventas vas a usar?

Recuerda que un negocio rentable consiste en tener un producto, un mercado y la habilidad o estrategia para introducir ese producto en el mercado. Debes poder responder a todas estas preguntas incluso antes de plantearte poner un solo céntimo en tu negocio.

Es cierto que no hay nada de malo en sacar al mercado un producto o servicio incompleto, pues siempre podremos mejorarlo, pero también es cierto que si podemos evitar más adelante hacer cambios que hagan que nuestra inversión inicial no haya servido de nada, mucho mejor para nosotros.

Muchas ideas de negocio suenan muy bien en nuestra cabeza, debido a nuestras ganas por emprender y una pasión descontrolada, pero lo cierto es que muchas de estas ideas solo son viables en nuestra cabeza.

Ver: Valida tu idea de negocio en sólo 5 minutos.

2. ¿Tu idea va a satisfacer una demanda o vas a crear una demanda?

Si creas un producto muy innovador que soluciona problemas que las personas no saben ni que tienen, enhorabuena por ser un emprendedor visionario, pero la tasa de fracaso es muy alta en este tipo de ideas. Es decir, si creas un producto increíble y después sales a buscar a los potenciales clientes para vendérselo, es una mala estrategia para comenzar.

Tim Ferris lo tiene claro en este sentido. Es mucho más práctico buscar un mercado con una necesidad ya existente que estén comprando un producto concreto, y crear un producto o servicio que satisfaga esa demanda. Puedes imitar, copiar o mejorar el producto que ya están comprando. Se trata de crear un valor distintivo para los clientes. De esta forma, te aseguras de que ya existe un mercado abierto y es cuestión de saber introducir tu producto. Las probabilidades de éxito aumentan de esta forma.

Ver: 35 Ideas de negocios rentables que puedes comenzar

3. Traza una ruta, no un plan de negocio.

Un plan de negocio está bien para conseguir financiación, pero no te servirá para nada en el mundo real de los negocios, porque ese plan está desfasado el segundo día que abres tu negocio.

Hay que marcar una ruta. Es decir, quiero llegar del punto A al punto B, y voy a hacer tantos planes como planes fallen para llegar al punto B. Hay que estar en movimiento y en constantes cambios. Recuerda que si tu negocio resulta ser muy rentable, no tardará en aparecer un nuevo competidor que copie, adapte y que incluso mejore lo que tienes. Por lo tanto, olvida los planes de negocio.

4. El plan de negocio que debes utilizar para comenzar.

Antes de lanzarte a darlo todo por el negocio, y sobre todo, antes de que dejes tu trabajo para iniciar tu negocio, pon a prueba tu idea. Busca un cliente, luego otro, y luego cinco más. Si tu producto se vende por internet, crea una página de prueba y lanza una pequeña campaña publicitaria a través de Google Adwords o Facebook Ads. Veamos con qué facilidad se vende tu producto. Si tienes conversiones rápidas de visitas/ventas, esa es una señal de que el negocio podría funcionar.

Incluso puedes vender a modo de prueba un producto que no tienes, simplemente para ver si lo comprarían los usuarios. Es una forma de asegurarse de que no vamos a ciegas.

5. Elegir el nombre del negocio.

El nombre de tu negocio va a ser el primer contacto que tenga un cliente con tu negocio, por lo que algo tan sencillo se ha convertido en un quebradero de cabeza para algunos emprendedores. Haz también la pertinente investigación para asegurarte de que tienes una URL disponible para el nombre que vas a usar, que no hay una cuenta de Twitter con ese nombre, y comienza a hacer los trámites necesarios (adquiere el dominio, reserva la cuenta de Twitter, etc…)

Ver: Algunos sencillos consejos para elegir el nombre de nuestro negocio

6. Comienza con pasión, y no la dejes ir.

El consejo de dedicarte a tu pasión e iniciar un negocio que te apasione, a menudo tiene los días contados. Esa pasión va a desaparecer cuando comiences en la lucha diaria de tareas emprendedoras que nada tienen que ver con lo que te apasiona. Cuando llegue ese momento, intenta recordar por qué comenzaste ese negocio. Y más te vale, llegado ese momento, que comenzaras por algo más que por ganar dinero, pues como decía Richard Branson, un negocio que únicamente hace dinero, es un mal negocio.

Ten siempre en todo momento una misión clara sobre los problemas que resuelves con tu producto, la gente que ayudas y la labor que haces como empresario. Ten siempre en mente el motivo por el que aportas algo a la sociedad.

Ver;: 5 consejos para convertir tu pasión en un negocio

7. El dinero manda.

Puede sonar contradictorio con algo de lo que hemos dicho en el punto anterior. Si tienes un negocio que ayuda a la gente, pero tu negocio no genera dinero, tarde o temprano, te verás obligado a dejar de ayudar a la gente.

En los negocios no sólo debes ser un idealista, y debes tener en cuenta que estamos para ganar dinero. Si no ganamos dinero con nuestra empresa estamos fracasando en nuestra misión. Por eso hay que tener un modelo de negocios que nos genere unos beneficios. Y este modelo debe ser coherente y real. Esto nos lleva al siguiente punto.

8. El cliente lo es todo. No lo olvides.

No vas a vender lo que tú quieres vender, sino lo que el cliente va a querer comprar. Tu misión en el negocio debe ser olvidarte por un momento del “vender, vender, vender” y “ganar dinero, ganar dinero”….

Olvida eso por unos instantes y céntrate únicamente en satisfacer en la mayor medida a tu cliente: un buen producto, un buen servicio, un buen servicio de post-venta, un buen servicio de atención al cliente, etc…

Si te aseguras de que estás ayudando a tus clientes y proporcionando un servicio válido y real además de un excelente valor añadido, el dinero vendrá solo. De hecho, el dinero que ganas con tu idea de negocio es únicamente un indicador de lo bien que lo estás haciendo como empresario.

El dinero no debe ser una meta o un objetivo de tu negocio, sino la consecuencia de un trabajo bien hecho.

9. Contrata de forma inteligente y despide de forma rápida.

En los inicios del negocio, probablemente nos podamos ahorrar la contratación de personas que teníamos pensado contratar. Cuando hablamos de contratar de forma inteligente, hablamos de contratar dentro de lo posible a lo mejor en su área, aunque a veces debamos pagar un poco más. Lo barato sale caro en los productos, por lo que imagínate en una empresa.

Y despide de forma rápida. No tengas piedad por despedir a un incompetente, pues puede hacer mucho daño a nuestra empresa en un corto espacio de tiempo. Que nunca te tiemble el pulso para despedir a una persona si ya te ha demostrado no estar a la altura de lo que se le pide.

10. Las expectativas siempre altas, pero ponte en el peor escenario.

Es muy típico pensar en los motivos por los que vamos a controlar la gran mayoría de los gastos y vamos a vender mucho, pero la realidad demuestra que los gastos acaban siendo más de los esperados y los beneficios acaban siendo menos de los deseados al inicia.

Debes tener la mentalidad de comerte el mundo como emprendedor, pero debes imaginar el peor escenario previsto y prepararte para ello, porque sencillamente, podría suceder. Intenta minimizar el impacto en caso de fracasar en tu negocio de forma que aunque suceda pudieras seguir tu vida con normalidad dentro de lo que cabe.

No obstante, si fracasas, eso no puede arruinar nuestras ganas de comenzar de nuevo.

Ver: 21 Ideas de negocios para este año

11. No esperes a los clientes. Búscalos.

Es un gran error el que cometen muchos empresarios cuando tienen un buen producto o, probablemente el mejor producto del mercado. De nada sirve eso si los clientes no saben que tienes el mejor producto.

Hay que ser muy activo hoy día en la búsqueda de nuevos clientes y nunca acomodarse porque vaya bien el negocio al principio.

Por suerte, hoy día es más fácil que nunca llegar a los clientes. Publicidad en redes sociales, buscadores o canales relacionados hará que podamos llegar a miles de potenciales clientes por un coste ínfimo. Pero ante todo, el negocio debe estar en constante crecimiento año tras año, o de lo contrario, comienza a morir.

Ver: Cuánto debe crecer un negocio anualmente para que sea rentable

12. Cuidado a la hora de elegir un socio en la empresa.

A menudo, sobre todo los emprendedores más jóvenes, buscan a un socio por la necesidad de tener un socio, sino para no emprender en solitario. Antes de buscar un socio hay que hacerse cientos de preguntar, después respirar de forma profunda 100 veces, y volver a hacerse decenas de preguntas.

Dimos algunos consejos a la hora de buscar un socio en tu empresa.

13. Trata a tus vendedores como lo que son: la parte más importante de la empresa.

A estas alturas, sigo encontrándome con empresas a las que les duele pagar las correspondientes comisiones a sus comerciales, cuando lo cierto es que si el director de la empresa tuviera poco más de dos dedos de frente, sabría que debería estar deseando pagar millones a sus comerciales. Eso sería señal de que han traído muchos más beneficios a la empresa.

Un comercial puede retribuirse de muchas formas: A comisión pura y dura, sueldo fijo más comisiones o sueldo fijo únicamente. de estas opciones, la que matará a tu empresa será la tercera (sueldo fijo únicamente)

Productos de mierda pueden venderse si tienes buenos comerciales, mientras que excelentes productos pueden quedar estancados si no tienes un buen vendedor. Y un buen vendedor debe ser un intra-emprendedor. Es decir, cuanto más trabaja y más vende, más debe cobrar. De esta forma, no perderá la motivación. Y el empresario debe asegurarse de mantenerlo motivado cumpliendo el pago de comisiones correspondientes. Falla en esto, y como he visto decenas de veces, matarás el departamento comercial, y por lo tanto, tu empresa.

14. Mide todo lo que se pueda medir en el negocio, y gestiónalo.

Este es otro de los consejos que nos daba Tim Ferris y que comparto plenamente, sobre todo para los negocios que tienen pensado vender en internet.

Por poner un ejemplo:

Para aquellos que deciden vender a través de una web, podríamos medir el CPP (costo por pedido). ¿Cuánto me cuesta realmente enviar un pedido a un cliente incluyendo todos los procesos desde que se da la orden de compra? Coste de la publicidad, pedidos anulados, pagos anulados, la cantidad máxima de inversión en publicidad, resultados de inversión-retorno de publicidad. Desde los gastos fijos de la empresa, con sus respectivos salarios de trabajadores, alquiler de local, servidores, hasta los gastos variables, todo lo podemos medir, y una vez tenemos los números claros, los podemos gestionar y mejorar las cifras para que cuadren.Recomendado: Cómo hacer nuestro negocio más rentable en menor tiempo y cómo aumentar nuestra rentabilidad.

15. Lánzate aunque tu producto no sea perfecto.

Si esperas a que tu negocio, producto o servicio sea perfecto, probablemente nunca te lanzarás. Es mucho mejor lanzar tu producto aunque sea con algunos fallos e ir mejorando esos fallos gracias a las opiniones de tus primeros clientes.

Como decía Bill Gates, “tus clientes insatisfechos son tus mejores consejeros”. Y es que la opinión de un cliente que está interesado en tu empresa y producto, y te hace una crítica constructiva para que puedas mejorarlo, tiene un gran valor.

Digamos que sería ir mejorando el producto sobre algo seguro.

Mi nombre es A. Carlos González y puedes seguirme también en nuestro canal de YouTube

Ver: Cómo encontrar un producto rentable para vender


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});Sección: emprendedores negocios

View the original article here

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s